MOCIÓN DE GANAR TORREJÓN (IU-EQUO) y SI SE PUEDE AL AYUNTAMIENTO EN PLENO SOLICITANDO LA PUESTA EN MARCHA DE UNA CAMPAÑA DE EDUCACIÓN TECNOLÓGICA Y SENSIBILIZACIÓN SOCIAL EN TORNO AL USO DE DISPOSITIVOS MÓVILES EN LAS AULAS DE PRIMARIA, SECUNDARIA Y BACHILLERATO

Que los dispositivos móviles son una realidad en nuestras vidas es obvio. Que una buena parte de la población vive, prácticamente, conectada a uno de estos dispositivos la casi totalidad de su tiempo de vigilia, también es una realidad constatable. Que estos dispositivos se han incorporado a la vida cotidiana de cualquier ciudadano/a, no sólo como un medio de entretenimiento sino como una herramienta muy útil para infinidad de usos… también es algo cierto.
 

Y hasta tal punto se hacen necesarios este tipo de dispositivos que, incluso, los y las menores cada vez acceden a uno de estos aparatos a edades más tempranas. De hecho, un reciente estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona en colaboración con otras entidades, ha puesto de manifiesto que el 89% de las personas jóvenes tienen su primer móvil antes incluso de cumplir los 13 años.

 

Es decir, estamos hablando de que niños y niñas en edad escolar pueden acceder a un teléfono móvil o una Tablet, sobre todo, porque son sus propias familias quienes les introducen en su uso, en primera instancia, por considerar que se trata de una herramienta no sólo de diversión del menor sino también de control y seguimiento parental.

 

El problema de un acceso tan temprano a este tipo de herramientas se produce cuando su control se hace difícil y cuando ni el menor ni las familias tienen nociones para hacer un uso adecuado, útil y efectivo de estos dispositivos.

 

Este problema se acentúa cuando el aula se convierte, casi como una prolongación del territorio doméstico, en un espacio sin ley, donde es difícil controlar el uso de unos dispositivos que, a decir de muchos docentes, si no se usan de manera adecuada pueden, no sólo retardar el proceso educativo de los y las menores sino, además, generar una distorsión dentro del aula que luego tiene su efecto en los resultados académicos de todo el alumnado.

 

Esta moción no pretende abrir un debate sobre el uso de los dispositivos móviles dentro de las aulas aunque entendamos que la prohibición de su uso choca frontalmente con la realidad que se vive fuera de los centros docentes. De hecho, la realidad demuestra la absoluta ineficacia que, en este sentido, tiene el Decreto 15/2007 de la Comunidad de Madrid, que regula la convivencia en los centros docentes que en su artículo 3.4.c) regula entre las normas de conducta que tendrán que observar los alumnos y alumnas y citamos textual: “el mantenimiento de una actitud correcta en clase, no permitiéndose el uso de móviles, otros dispositivos electrónicos o cualquier objeto que pueda distraer al propio alumno o a sus compañeros”.

 

Parece evidente que la norma, tal y como está redactada, actúa incluso contra la libertad de docencia del profesorado a la hora de introducir este tipo de dispositivos móviles en el aprendizaje de sus alumnos/as. Pero sea como fuere, lo cierto es que la norma por existente no implica que esté dando los resultados que se pretendían con su aprobación. El uso sin control de los dispositivos móviles en los centros docentes de nuestra ciudad es un serio problema que afecta a la docencia y, además, a la estabilidad y el orden interior de los propios centros relegando a los equipos docentes y directivos de los mismos a un papel de controladores, supervisores y sancionadores ante un fenómeno imparable de difícil control.

 

Lo cierto es que los dispositivos móviles, y de forma especial el teléfono por su extensión entre la comunidad escolar, puede facilitar el aprendizaje más personalizado e incluso la interlocución entre profesor y alumnado pero, también es verdad, que utilizado sin control puede alejar los procesos de aprendizaje de recursos clásicos como la lectura, la expresión artística, la escritura… y otras materias básicas.

 

Y son personas no formadas todavía, precisamente, las que hacen un uso masivo de estos dispositivos, personas que, por ejemplo, cuando empiezan la Secundaria no distinguen todavía qué información es relevante en internet, por ejemplo. De hecho, a esa edad el 13% de los y las jóvenes españolas no tiene competencias digitales básicas, cantidad que está muy por encima del 9% de esos mismos jóvenes de los países de la OCDE.

 

Al mismo tiempo, en las familias el móvil se convierte en un problema interno que muchas de ellas tampoco saben cómo atajar. No olvidemos que a muchos de esos padres y madres nadie les enseñó a conectarse a internet y ahora, sin embargo, tienen que enseñar a sus hijos e hijas a desconectarse de la red de redes.

 

Una vez más la educación, la formación y la sensibilización social parecen ser, al menos, un adecuado primer paso en busca si no de una solución si, al menos, de un método aceptado de uso de este tipo de dispositivos dentro de los centros escolares. Se trata de enseñar a hacer un uso correcto de los dispositivos móviles, de orientar su uso con fines educativos tanto dentro como fuera del aula, de incorporar al alumnado en la búsqueda de soluciones en las que intervengan y participen de forma activa tanto el profesorado como los padres y madres de familia así como los y las alumnas.

 

¿Cómo, por qué y para qué incorporamos el uso de móviles a las aulas? ¿Debemos trasladar a las aulas el uso de dispositivos móviles al mismo nivel que hacemos en la calle? ¿Debemos usar el móvil como un recurso pedagógico y educativo habitual o, por el contrario, sólo para casos puntuales?

 

Hacer un uso responsable de las nuevas tecnologías, sin duda, puede formar parte de un método para hacer un uso efectivo con fines educativos. Pero ese método tiene que ser participado y participativo donde el centro docente marque directrices básicas sostenidas en principios pedagógicos y familias y alumnado se sumen y colaboren en el mejor desarrollo del método elegido.

 

Por lo anteriormente expuesto el grupo municipal de Ganar Torrejón (IU-EQUO) eleva al Pleno los siguientes acuerdos:

 

PRIMERO:.- Instar al Gobierno Municipal para que destine los recursos necesarios para poner en marcha un programa de Educación Tecnológica que trabaje en tres ejes básicos: la prevención, la formación y la activación.

 

SEGUNDO:.- Que dicho programa se materialice en una campaña de sensibilización y divulgación, orientada sobre todo a padres, madres y alumnado para incorporar el uso educativo de los dispositivos móviles y frenar el uso indebido de los mismos, especialmente, dentro del aula

 

TERCERO: Establecer una estrategia de sensibilización orientada, sobre todo, a los y las más jóvenes incidiendo en su capacitación en uso y manejo de las nuevas tecnologías y, especialmente, de Internet así como en procesos de regulación de su uso dentro de los centros docentes siempre en colaboración con sus profesores y profesoras.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s